{upcenter}
{upright}

 

LA VOZ PRODIGIOSA

Por Gustavo Valente



"Al principio era solo una voz, un sencillo sonido, pero fue ganando a los hombres y pronto todos la siguieron". De esta forma se refiere un diario de la época al curioso hecho que les voy a relatar.
A mediados del siglo XXI, la humanidad se encontraba al borde de la guerra total. Los pequeños enfrentamientos internacionales, asi como las crisis internas, iban a desencadenar, pocos lo dudaban, una hecatombe mundial. La ineptitud de los gobernantes, coronada por la ineficacia de las organizaciones mundiales y unido al poco esfuerzo que se realizaba para solucionar los problemas realmente esenciales, se traducían en una carrera hacia el fin de la humanidad.
El descontento popular crecía rápidamente ante el curso de los acontecimientos; la impotencia, la injusticia, el desamparo, la desesperación eran sentimientos comunes entre las personas.
Fue entonces que apareció la voz.
Nadie sabe de donde provenía, los cieníficos aseguraron que debía ser de órigen extraterrestre; pero en realidad la mayoría del pueblo descontaba que se había formado en la Tierra. Los testigos de lo que pasó, de acuerdo a los documentos que obran en mi poder, dan una descripción detallada del carácter de la voz, sin embargo incurren en contradicciones demasiado evidentes como para formarnos una idea de su naturaleza; en lo que si coinciden es el poder de atracción que poseía: cualquiera que la escuchase se sentía como hipnotizado y ya no podía dejar de escucharla y, lo que es mas sugerente, estar en desacuerdo con ella.
No faltaron los que pensaron que se trataba de la voz del Mesías prometido o la voz de Dios u otra divinidad...
Lo cierto es que esta voz supo ganarse la voluntad de los hombres, dándoles mensajes que se amoldaban a lo que mas les hacía falta: parecía que hablaba a cada persona en particular y con distintos mensajes (Se llegó a pensar que no era una sola voz, sino que eran varias; sin embargo a pesar de que en un mismo instante decía diferentes cosas, la voz parecía ser la misma).
El fenómeno se tradujo en un desahogo de las tensiones que afloraban en el mundo. Pronto la voz, de un modo hasta hoy ignorado y que escapa a mi comprensión, supo conducir la situación mundial hacia buen puerto, como vulgarmente se dice, y con los resultados que hoy disfrutamos.
Supo resolver los problemas que habían sido postergados (hambre, desempleo masivo, analfabetismo, etc.) con estupenda maestría, al tiempo que reconstituía los países con hábiles gobernantes y daba a las organizaciones mundiales el poder necesario para medir con inteligencia los problemas y disponer las soluciones.
Luego de todo esto -hay que reconocer que fue mucho- la voz se fue desvaneciendo, como si ya comprendiera que su misión había finalizado. Poco a poco se volvió mas apagada hasta desaparecer completamente sin que hasta el momento haya vuelto a presentarse. Para ese entonces el peligro había pasado y los años venideros consolidaron la paz y prosperidad del mundo.
Aquí termina el relato prometido, el que he tratado de darles sin sensacionalimos, ni ambiguedades que pudieran trastocar el sentido de los hechos.
No quisiera explayarme mas sobre el tema, ya que a través de los tiempos mucho se ha dicho y escrito sobre él -y no creo ser la persona para analizarlo con mas profundidad-, pero si puedo decir o creo interpretar, como una simple y humilde observación, que la naturaleza de esta voz no provenía del Mesías o de Dios o de alguna otra divinidad o ente del espacio exterior, sino que era la propia conciencia de los hombres que de esta forma se hizo presente para ayudar a los antiguos.

(c) Gustavo Valente
 

MAS CUENTOS
 
 
 

 

 

Liter Area Fantástica (c) 2000-2010 Todos los derechos reservados

Webmaster: Jorge Oscar Rossi

mail: jrossi@literareafantastica.com.ar