{upcenter}
{upright}

 

SUSURROS

por Karina N. Giannetti



No recuerdo como comenzó todo, tal vez fue esa palabra que me incomodó, o esa rutina diaria que poco a poco mata a la gente, se que en un momento estaba caminando por la calle y ahora estoy aquí, sola, en silencio, solo me acompañan susurros, que no puedo distinguir.
Mi vida siempre fue la misma, desde mi niñez hasta ahora nada ah cambiado, rutina, rutina, rutina.a veces me pregunto: en realidad.hice algo para cambiarla?, obteniendo siempre la misma respuesta, entonces, qué papel tengo en este mundo?, para qué estoy acá si no cumplo ninguna función?, son preguntas que siempre dieron vueltas en mi cabeza y que obviamente no obtuvieron respuesta alguna.

Ahora bien, por qué estoy acá?

Acabo de caer en la cuenta que los susurros son fantasmas que devoran mi mente, los ya viejos conocidos espectros que deambulan en mi interior y carcomen hasta lo más profundo todo mi ser, aquellos amigos con los que comparto mi penosa existencia, los que me acompañan, los que me aconsejan.pero no puedo llegar a entender que hago en este lugar, acaso fueron ellos los que me lo indicaron?, mis viejos amigos!!, los que estuvieron siempre, los que rondan mi cabeza, los que conocen la podredumbre que invade mi ser, la congoja, la tristeza, la poca alegría, la insatisfacción de cada día, las ganas de morir, son los que saben que en mi existencia no se conoce la dicha, los que saben que cada mañana muero un poco mas, los que saben que no me quedan mas fuerzas para seguir luchando por algo que no encuentro, mis queridos amigos, inseparables y fieles, compañeros de desdichas.
Ellos saben que la soledad vive conmigo, que duerme conmigo, come conmigo, otra amiga inseparable, "la soledad".
Según el diccionario soledad es la melancolía que se siente por la ausencia de una persona, ahora yo me pregunto: tendré soledad de mi?, pero tampoco obtengo respuesta, porque no se quien soy, porque no existo, porque estoy sola conmigo, porque mi única compañía son los fantasmas y ellos nunca me dejan sola, entonces que melancolía puedo sentir?, ausencia de quién?.
Mis amigos siguen susurrando, pero no puedo distinguir lo que dicen, sé que tratan de informarme lo que está pasando, pero algo en mi interior se niega a saberlo, me resisto, me opongo a escucharlos, no quiero saber que pasó, cierro los ojos y la mente y se produce una lucha sangrienta en mí inconsciente.
Solo trato de escuchar el silencio que me rodea, que me envuelve con sus brazos de madre, fantasmas, soledad, silencio, compañeros de toda la vida, pero hoy el silencio es aún mas intenso y me reconforta.
Los fantasmas siguen, pero los aparto, no quiero escucharlos, por primera vez los rechazo, los susurros se intensifican, BASTA!!, estoy bien, no estoy sola, me acompaña el silencio, pero ellos insisten, qué es lo que está pasando?, después de vivir una vida tan miserable me siento en paz, qué es lo que quieren entonces?, por qué no me dejan tranquila?.
Ellos dicen que debo darme cuenta de algo, que abra los ojos, pero me niego, no quiero mirar a mí alrededor.
Tengo miedo. No sigan. No quiero volver a la realidad, a esa rutina que me mata lentamente, a esa muerte en vida. Déjenme tranquila.
Pero siguen, insisten, reclaman, qué es lo que quieren que vea?, por qué no me dejan?.
Los susurros se vuelven intolerables, el silencio de marchó, otra vez sola con mis fantasmas, como todos los días, como toda la vida.
Está bien, voy a abrir los ojos así termino con esta pesadilla y vuelvo a mi vida aburrida, pero es imposible, no puedo, qué pasó?, por qué no me dejan volver?, qué hice Dios mío?.

Ahora, me doy cuenta que la vida es algo maravilloso, que no estaba sola con mis fantasmas, que tenía un hogar, una familia, un trabajo, que podía dar amor, que mi función en este mundo era importante, que la gente que me rodeaba me necesitaba como yo a ellos, que las miserias de mi vida las provocaba yo, que a la soledad la llamaba yo.
Pero ya es tarde, hace apenas cinco minutos acabo de quitarme la vida.

(c) Karina N. Giannetti

MAS CUENTOS
 
 
 

 

Liter Area Fantástica (c) 2000-2010 Todos los derechos reservados

Webmaster: Jorge Oscar Rossi

mail: jrossi@literareafantastica.com.ar