{upcenter}
{upright}

LAZIO Y EL LOBO

por Sol

Lazio y el lobo caminaban por la ribera del turbio Haggonder buscando un puente, porque como todo el que pasa por allí sabía, el río era incruzable, no tanto por lo que se creía había bajo el agua, sino por el agua misma.
Caía el sol y la desolación aparecía, desde que aquél tonto mago hizo cosas que ningún ser se animaría siquiera a repetir; pero era necesario salir de esas tierras. Lazio se sentó en el suelo, pero el pasto ardía y entendió entonces porque el lobo no podía seguir caminando, por lo que lo subió a sus hombros y continuó a marcha. Las llagas carcomían su carne, era el río o la consumición total. Agachó su cabeza e imploró piedad a sus dioses, luego se sumergió de un salto en las aguas. Se escucharon un grito y a su vez un suspiro, y las aguas se volvieron claras, y la tierra se volvió fresca.
De Haggonder brotó el mago, riéndose a carcajadas.

© Sol, diciembre 2006

MAS CUENTOS


 

Liter Area Fantástica (c) 2000-2010 Todos los derechos reservados

Webmaster: Jorge Oscar Rossi

mail: jrossi@literareafantastica.com.ar