{upcenter}
{upright}

 

Esta reseña  fue publicada en Noviembre de 1997, en el número 29 de la revista Cuasar, (República Argentina). Trata sobre el libro "Navegante de la Luminosa Eternidad", de Gregory Benford.

 

CHAPOTEANTE DE LA OSCURA CIENTIFICIDAD




Gregory Benford, autor de la novela NAVEGANTE DE LA LUMINOSA ETERNIDAD, aparece, en la presentación de la misma, diciendo lo siguiente: "Intento escribir una serie que verdaderamente se enfrente a la idea de que no somos los señores de la creación y que puede existir una inteligencia superior que no se preocupe mucho de nosotros. Deseo explorar la naturaleza de la inteligencia artificial y como puede diferir de nosotros...".

Benford se refiere a la llamada Serie del Centro Galáctico, compuesta por dos trilogias que culminan y se ensamblan, precisamente, con NAVEGANTE DE LA LUMINOSA ETERNIDAD. En esta serie el autor especula sobre la evolución del futuro de la Galaxia, desde el año 1999 D.C. hasta el 37518 y mas allá tambien, que no es cosa de achicarse. Cualquier semejanza con un tal Olaf Stapledon NO es pura coincidencia.

Esta evolución está determinada por el constante enfrentamiento entre las civilizaciones de origen orgánico (humanos incluidos) y las civilizaciones de máquinas (llamadas mecs , en un despilfarro de originalidad). Los mecs buscan exterminar a los seres orgánicos, pues los consideran inferiores, parasitarios e imperfectos. Quiero aclarar que no estoy escribiendo sobre la pelicula "Terminator".

En NAVEGANTE DE LA LUMINOSA ETERNIDAD la acción trancurre en el "esti" ( "es" por espacio, "ti" por tiempo ... nunca se me hubiera ocurrido) una region de espacio-tiempo creada por unos seres llamados los Supremos para proteger a los orgánicos de los ataques mecs. El esti se encuentra ubicado cerca del Centro Galáctico y es una especie de Universo sometido a sus propias reglas. Pero no hay paz para los pobres orgánicos, porque los mecs se las ingenian para penetrar en el esti y efectuar una que otra matanza descomunal. Los protagonistas son , por un lado, Nigel Walsmley, un humano del siglo XX, quien junto a su familia llega hasta el año 37518 (más o menos) , un tanto viejo y arrugado pero en condiciones todavía, gracias a la Relatividad de Einstein y la magia de Benford por partes iguales; y la Familia Bishop, por otro lado , encabezados por el joven Toby y su padre Killeen. La Familia Bishop, humanos del año 37.000, es una suerte de clan compuesto por muchos integrantes, refugiados en el esti y especialmente perseguidos por los mecs, quíenes quieren arrebatarles un importantísimo secreto, que ni los mismos Bishop saben que tienen. Justamente, los Walsmley y los Bishop son protagonistas, respectivamente, de la primera y segunda trílogía que componen la serie.

El libro esta dividido en un prólogo y ocho partes, las cuales contienen capítulos de corta extensión, dos a seis paginas cada uno aproximadamente. En total son noventa y ocho capítulos, sin contar el epílogo. A lo largo de más de quinientas páginas pasa casi de todo y, al mismo tiempo, no pasa casi nada.

Me explico: Ocurren muchas, muchísimas cosas, pero ninguna historia, ninguna situación, ningun personaje, primario o secundario, está tratado con profundidad. Valga como ejemplo la Quinta Parte, titulada "El Camino del Río de Plata", que daba para mucho mas y fue desaprovechada. En cambio, en otros lugares sobran páginas, falta dramatismo y prima lo discursivo , complementado por una jeringonza científica que, por lo incomprensible para los no iniciados, se torna mortalmente aburrida. Vaya el siguiente párrafo de ejemplo:

"El metalóvoro poda a los fotóvoros menos eficientes. Sus antiguos códigos, perfeccionados con el correr del tiempo por la selección natural, prefieren a los débiles. Los que se han deslizado hacía órbitas improductivas son más fáciles de atrapar. También prefieren el sabor de los que han permitido que sus aletas receptoras se estropearan con los suculentos elementos residuales que escupe el candente disco de acreción. El metalóvoro los identifica por su color manchado y crepuscular.
Con cada hirviente instante, millones de pequeñas muertes modelan la mecaesfera.... "

Este recurso, bien dosíficado, puede resultar atrayente. Uno no entiende muy bien lo que está escribiendo el autor (porque no es un cientifico especializado en fisica de altas energías, como Benford) pero intuye algo, y lo cuasi ininteligible no deja de tener su encanto (a todos nos gusta imaginar que somos unos sabios). Pero cuando un libro aparece plagado de esta jerga, la paciencia y el interes decaen. Aparte de que, para lograr que el lector se emocione porque un metalóvoro (sea lo que sea) "pode" o se coma a un fotóvoro (sea lo que sea), el escritor debe ser un maestro del arte literario y Benford no llega a tanto. Es, ni más ni menos que un hombre fascinado por un tema. Al comienzo de este comentario dejé que el mismo nos describiera ese tema. Conviene decir, además, que la redacción de los seis libros que componen la serie le llevó dieciocho años de trabajo al autor.

El mayor defecto de NAVEGANTE DE LA LUMINOSA ETERNIDAD es común por desgracia, en las obras de ciencia ficción (particularmente en la C.F. "dura" o "de ingenieros") : El tema domina a la historia. Se nota que el autor esta preocupado por cuestiones de índole científica y filosófica y desea expresarlas en su libro. Los personajes, la narración, en fin, el asunto dramático, son solo un medio, un mero instrumento, algo secundario. Y ese es el problema. Porque en una novela, cuanto mas se trabaje la historia concreta, (es decir, aquellos hechos y/o situaciones que motivan y justifiquen la actuación y el desarrollo de los personajes), más "sustancia" tendrá la obra y , con ello, mayor capacidad para transmitir ideas y emociones al lector. El tema, por ejemplo, la evolución de las especies orgánicas y mecánicas, la naturaleza del bien y del mal, el vació cósmico, etc; debe aparecer a través de la historia concreta , sin taparla u obstaculizarla. Piénsese, por ejemplo, en "La Naranja Mecánica", de Burguess; "El hombre demoli do", de Bester; o "Jinetes de la Antorcha", de Spinrad; tres obras de estilos bien distintos pero similar merito en el asunto que nos ocupa.
En sintesis, para divulgar especulaciones científicas o filosóficas, nada mejor que escribir un ensayo o un libro de texto.

Solo.puedo recomendar NAVEGANTE DE LA LUMINOSA ETERNIDAD a aquellos fanáticos de la CF "hard" que, además, no tengan pretensiones literarias. El resto, abstenerse.

FICHA BIBLIOGRAFICA: NAVEGANTE DE LA LUMINOSA ETERNIDAD (SAILING BRIGHT ETERNITY, 1995) POR GREGORY BENFORD, BARCELONA, EDICIONES B, 1996, 543 p., (NOVA, CIENCIA FICCION, 88) TRADUCIDO POR CARLOS GARDINI.

 

 

(c) Jorge Oscar Rossi, 1997.

 MAS RESEÑAS
 
 
 

Me interesa tu opinión. Si querés, mandame un mail
 


 

Liter Area Fantástica (c) 2000-2010 Todos los derechos reservados

Webmaster: Jorge Oscar Rossi

mail: jrossi@literareafantastica.com.ar