{upcenter}
{upright}

  EL CABALLERO Y EL DRAGÓN

 

Por Cristian H. Leanza Böhnsdalen

 

Por años enteros aterrorizó a la población de los pueblos vecinos, quemando cosechas, destruyendo hogares, secuestrando personas para que luego se encontraran sólo sus desgarrados huesos. Ahora se encontraba en una cueva en el interior de una montaña, el caballero en la entrada de la misma custodiando su única salida posible. Por semanas enteras el caballero había hecho guardia, consumiendo las provisiones que había traído consigo y cazando algún animal por la zona cuando éstas ya no eran suficientes. Sabía que no aguantaría muchos días más en esta situación, pero le había sacado ventaja al dragón ya que se encontraba más descansado y alimentado. Era el momento óptimo para atacar.

 

    El caballero cogió su lanza y se adentró en la cueva, miedo llenando sus entrañas, coraje bombeando la sangre en sus venas. El pasaje era alto, ancho, inmenso, lo suficiente como para que la gran criatura se adentre unos cuántos metros. A medida que caminaba se iba haciendo más oscuro, pero los ojos del humano se iban adaptando fácilmente a este factor. No pasó mucho tiempo cuando al final del túnel se empezó a escuchar un rugido, el de una criatura respirando en forma dificultosa y entrecortada.

 

    Finalmente, allí estaba. Una inmensa masa de carne cubierta por verdosas escamas aparentemente impenetrables. Su cabeza reposaba sobre el suelo, su boca levemente abierta para dejar ingresar aire debido a que con el que ingresaba por su nariz ya no alcanzaba. Una seguidilla de espinas comenzaban en la base de su nuca hasta llegar a la punta de su hocico, dándole un toque por demás amenazador. Sus ojos estaban abiertos, dos pupilas amarillentas del tamaño de un hombre. Su expresión cansada, abatida, vio llegar al caballero pero ni se inmutó. Sabía que su hora se acercaba.

 

    -¡Es tu fin, vil bestia! _el caballero se escondió detrás de su escudo y bajó la tapa de su yelmo _. ¡No oses resistirte o sufrirás la peor de las muertes!

 

    El dragón hizo caso omiso a su advertencia. En un gran esfuerzo hizo su cabeza hacia atrás, tomó una bocanada de aire y la expulsó por su boca. Una humareda enorme cubrió la cueva, pero ni una pizca de fuego pudo sacar de sus entrañas. Ya no tenía más fuerzas para generarlo.

 

    El caballero esperó hasta que el viento que ingresaba por la boca de la cueva disipara el humo dándole mayor visibilidad para avanzar.

 

    -¡Te lo advertí, dragón! _el humano se acercó unos pasos_. ¡Ahora tu muerte será terrible!

 

    -Ahórrate el sermón, caballero-dijo el dragón con resignación. -Terminemos con esto.

 

    -Está bien, pero contéstame algo primero -el dragón se vio confundido por la actitud del hombre. -¡¿Por qué?! ¡¿Por qué, maldición, esparciste tu perversidad por este mundo?! ¡¿Acaso no tienes corazón?!

 

    -¡¿Por qué, preguntas?! -los ojos de la bestia se llenaron de ira-. ¡¿Te atreves a preguntarme por qué?! ¡Mataron a mis padres, a mis hermanos, mataron a mis hijos! Iniciaron una cacería sin fin, ¡no nos dejaron en paz! ¡Extinguieron a todos los dragones de la zona y quien sabe cuántos puedan quedar sobre la faz de la Tierra !

 

    El caballero se vio de pronto abrumado por confusos sentimientos. Su estómago se frunció y su corazón palpitó más fuerte por unos instantes. Hasta ahora, él siempre se había considerado en el lugar de la criatura. ¡Las cosas que haría con semejante cuerpo! Ayudaría al prójimo, llevaría felicidad a las aldeas, dejaría que los niños montaran en su lomo y los llevaría a volar… ¿Pero acaso había pasado él por todas las experiencias a las que había sido sometida la desdichada criatura? ¿Había sido él perseguido, masacrado, dejado solo en el mundo? No. Él había tenido una feliz vida familiar, sintiendo el afecto y el apoyo de los suyos. ¿Quién era él, entonces, para juzgar al dragón? ¿Podía él saber siquiera por un segundo lo que la bestia sentía?

 

    -Estoy viejo, cansado, desnutrido, tengo un ala rota y nunca más podré volar -el dragón pronunció con su voz ronca. Semanas atrás el guerrero y el dragón habían tenido una feroz pelea que terminó con el último ocultándose en la cueva. Por primera vez el humano se dio cuenta de que una de las alas de la criatura estaba retorcida por sobre su lomo. -Termíname de una vez y ponle fin a mi sufrimiento.

 

    El caballero alzó su lanza y apuntó al corazón de su víctima. Estiró su brazo para tomar envión, pero se frenó a mitad de camino:

 

    -No… -el hombre recapacitó. Ya no tenía el odio, el resentimiento, que lo había llevado a tan horrible persecución. En su lugar sentía pena, lástima por un ser que había sido expuesto a semejante sufrimiento-. No puedo hacerlo.

 

    El caballero soltó su lanza e hizo a un lado su escudo. Si alguien debía juzgar a esta criatura, no era su misión hacerlo. Lentamente, se hizo camino hacía la boca de la cueva. Atrás dejó al dragón para que lo condene su propia conciencia. Un castigo peor que la muerte.

 

© Cristian H. Leanza Böhnsdalen, 2009 Todos los derechos reservados.

Cristian H. Leanza Böhnsdalen es el autor de la novela LAS TIERRAS MALDITAS

 


MAS CUENTOS


 
 

 

 

Liter Area Fantástica (c) 2000-2010 Todos los derechos reservados

Webmaster: Jorge Oscar Rossi

mail: jrossi@literareafantastica.com.ar