{upcenter}
{upright}

 

BOTLAND

Por Gustav Weath


1


En el quirófano todo estaba terminado. Los enormes reflectores iluminaban directamente sobre la mesa de operaciones, en la cual estaba tendido el cuerpo metálico de Antair Damorr.

Antair había esperado más de dos años por su nuevo cuerpo y ahora al fin lo tenía. Apenas empezaba a reaccionar al proceso postoperatorio, hacía doce horas que la operación había concluido, ahora estaba en la fase de observación; podía escuchar el sonido del sistema de chequeo integral, mientras éste mostraba en su monitor todos los datos relacionados con el funcionamiento de su nuevo cuerpo y del componente más importante de todo éste, su cerebro. Antair sintió que podía controlar sus brazos, e intentó mover uno de ellos; sólo alcanzó a mover los dedos de su mano derecha, pero...era un comienzo.



Antair Damorr era un rico empresario que había hecho su fortuna explotando los minerales de la superficie de Marte y Venus. Sus enormes fábricas procesaban los minerales y luego los vendía a las cinco ciudades-continente y a las colonias situadas en los océanos y en los asteroides. Hacía varios años que Antair había considerado la idea de adquirir un cuerpo robótico y se decidió definitivamente cuando el gobierno de la Confederación aprobó la Ley Data, que obligaba a todo ciudadano de la Tierra a cambiar sus cuerpos orgánicos por cuerpos robóticos. Al principio hubo cierta oposición, pero las tropas de la Confederación se habían encargado de eliminarla. Antair aceptó, pero el modelo estándar le parecía muy burdo, casi obsoleto. Así que mandó a diseñar uno con todo los aspectos que creía eran necesarios para un hombre como él. Esto era bastante costoso, Antair gastó más de veinte millones de créditos entre el diseño, la construcción y el acoplamiento.

Un año después de la aprobación de la Ley Data, casi la totalidad de la población humana había transferido su cerebro a un cuerpo robótico. Hubo un reducido grupo de personas que siguió luchando contra la Confederación para que la ley fuese anulada, pero no tuvieron éxito y se vieron forzados a escapar de la Tierra.



El cielo estaba azul y unas pocas nubes flotaban en él, mientras el sol bañaba de luz todo el horizonte y se reflejaba en los altos edificios de cristal. En las anchas calles de Atrius se podían observar miles de bots caminando de aquí para allá, de arriba a abajo, por todos lados. A pesar de que la tecnología lo permitía, no tenían aspecto de seres humanos, sus cuerpos estaban diseñados para que se notara que eran bots, el doctor Creon Hatna así lo había querido; romper con el pasado, esa era su filosofía, no quería diseñar algo que fuese parecido al hombre. Los cuerpos de los bots tenían piernas, brazos, cabeza, torso, pero no tenían piel, cabellos o algo que pudiese hacer que se les confundiera con humanos. A decenas de metros se podía saber que eran bots.

La construcción de los bots era perfecta, los mejores materiales, los mejores diseños, la mejor construcción. El esqueleto básico estaba hecho de una aleación de titanio y termiun (un extraño mineral descubierto en un asteroide en el año 2055). Este esqueleto era indeformable y podía resistir presiones de hasta cincuenta kilogramos por centímetro cuadrado, además de ser blindado y completamente seguro contra la corrosión, en definitiva, era un excelente soporte para los componentes principales del bot. Luego estaba el recubrimiento del esqueleto, el cuerpo en sí, que estaba construido con una serie de placas de acero inoxidable de alta dureza, éste recubría los componentes colocados en el esqueleto y los protegía de los agentes externos.

Un bot normal estaba constituido por unas dos mil piezas y los más avanzados tenían hasta seis mil, todo dependía del dinero del que dispusiera el comprador. Los componentes principales de un bot eran el cerebro, la interfaz conectora de alta velocidad, la unidad controladora principal, la unidad de energía y el sistema de soporte de vida. El cerebro es el único componente orgánico; para instalarlo, primero se ajusta dentro de una burbuja de cristal blindado y luego ésta se coloca dentro de un compartimento en el cráneo del bot. La interfaz conectora es la que enlaza al cerebro con la unidad controladora principal, la que a su vez coordina todas las acciones del cuerpo. Luego tenemos a la unidad de energía, la cual es una celda nuclear que puede mantener funcionando al bot por un tiempo que varía desde los cien años hasta los mil años, algo que depende de nuevo de la capacidad del comprador. Por último está el sistema de soporte de vida, el cual está colocado en la cabeza del bot y se encarga de mantener vivo al cerebro.

El doctor Creon Hatna había hecho una fortuna vendiendo estos bots a las personas que, desesperadamente, buscaban alargar sus días en el universo, y había fundado el CBCH (Centro de Biocibernética Hatna) con el propósito de extender su programa a todos los habitantes de la tierra. Pero él, el inventor y constructor de lo que muchos consideraban el progreso más grande del milenio, no había dejado su cuerpo orgánico para transferir su cerebro a un bot. No, él no, y era el único que no era considerado como... un rebelde.

Antair Damorr se hallaba sentado en la pequeña habitación contigua al quirófano, el doctor Mon Conet estaba de pie frente a él y lo observaba atentamente.

-¿Cómo se siente señor Damorr? -preguntó en un tono amable.

-Me siento un poco extraño -respondió Antair-. Aún no me acostumbro.

-En unos días se acostumbrará, verá que será muy fácil, a mí me sucedió lo mismo al principio.

El doctor Conet se acercó a su escritorio y encendió un pequeño computador.

-Ahora vamos a proceder a realizar unos pequeños exámenes para determinar varios aspectos que necesito conocer -dijo.

-Siempre y cuando no duela -dijo Antair, un tanto nervioso.

-¡No amigo mío!, nunca más volverá a sentir dolor.

Conet alargó un cable desde el computador y lo conectó en la parte posterior de la cabeza de Antair.

-Bien, comencemos -dijo.

Se sentó frente al computador y tecleó una serie de códigos, enseguida la pantalla se llenó de gráficos de colores e hileras de dígitos.

-Bien, todo está correcto, sus sistemas están funcionando a la perfección.

«Debían funcionar a la perfección», pensó Antair, le habían costado varios millones de créditos y dos años de espera.

-Recuerde que debe volver dentro de un mes para que realicemos otra serie de pruebas, debemos tener una estricta vigilancia las primeras semanas.

-Claro doctor, no lo olvidaré.

Antair se levantó y el doctor Conet le tendió la mano.

-El servicio de transporte del centro lo llevará a su casa.

-Muchas gracias doctor.



--------------------------------------------------------------------------------



2



Una enorme explosión sacudió el aire, el edificio de comercio de Atrius estaba en llamas, miles de fragmentos de cristal saltaban por todas partes. Un hombre vestido con un sobretodo de color marrón salió corriendo por la calle principal, llevaba en una de sus manos una especie de control remoto, su cara estaba cubierta por una diminuta máscara antigases y sus ojos se cubrían detrás de unos lentes integrales de color anaranjado; su cabeza estaba tapada por una capucha unida al sobretodo.

Varios vehículos de suspensión magnética de la policía, llegaron flotando hasta el lugar, se detuvieron a unos cien metros del edificio y de ellos salieron varios bots de seguridad. Los diminutos chalecos de tela marrón que llevaban puestos tenían marcados en la espalda las letras BD-C (Brigada de Seguridad C). Cuatro de ellos comenzaron a perseguir al sospechoso y el resto acordonó el área para facilitar las operaciones de extinción del fuego, varios segundos después llegaron tres vehículos magnéticos pertenecientes al escuadrón de desastres.

Los cuatro bots de seguridad seguían corriendo detrás del hombre, éste miró hacia atrás y se dio cuenta de que se encontraban a menos de veinte metros de él, y seguían avanzando. Uno de los bots le dio la voz de alto, pero el hombre no hizo caso, aceleró el paso y dobló en una esquina que llevaba hacia un angosto callejón; sabía que no podía ganarle a un bot en campo abierto, los modelos de seguridad alcanzaban una velocidad de más de cuarenta kilómetros por hora, pero podía tratar de escabullirse. Llegó al final del callejón y trepó por una cerca, del otro lado se encontraba la entrada de una fábrica de piezas de mecánicas. «Será un buen sitio para perderlos» -pensó.

Pero los bots no necesitaban alcanzarlo, sus escopetas de gas ionizado lo harían por ellos. Uno de los bots apuntó hacia el hombre y apretó el gatillo, una carga comprimida de gas salió del cañón del arma e hizo impacto en la espalda del fugitivo, emitiendo un sonido explosivo; el hombre cayó aturdido al suelo. Los bots lo sujetaron y lo levantaron, luego lo esposaron y lo llevaron cargado hacia sus vehículos.

Los bots de seguridad eran de los más avanzados y complicados diseños, superados solamente por los modelos militares, los modelos destinados a labores quirúrgicas y algunos de los modelos diseñados especialmente para las personas más adineradas. Sus cien kilogramos de peso, su estatura de 1,80 metros y su blindaje de 8 milímetros de espesor, hecho de compuestos derivados del berilio, los hacía un sistema perfecto para la labor de represión de criminales. Si a todo esto sumábamos la escopeta de gas ionizado, la pistola de plasma y el lanzador de gas neurotóxico, teníamos un modelo letal.

Se escuchó el ruido de los motores de hidrógeno de un vehículo magnético que se acercaba a gran velocidad. Los bots de seguridad que llevaban al prisionero volvieron sus cabezas y observaron en la dirección en la que venía el sonido. El vehículo magnético se estacionó en la calle, a pocos metros de donde se encontraban los bots, y cuatro hombres vestidos de la misma forma que el prisionero, se bajaron y los apuntaron con sus ametralladoras de choque de tres cañones. Enseguida los bots soltaron al prisionero y trataron de desenfundar sus armas, era demasiado tarde; una lluvia de proyectiles térmicos de doce milímetros chocó contra sus cuerpos y destrozó el blindaje exterior. Los cañones de las ametralladoras vomitaban fogonazos rojos y los proyectiles hacían de las suyas en los cuerpos de los bots. Uno de ellos fue alcanzado en la cabeza, inmediatamente su cráneo explotó y una nube de sangre cayó sobre el piso. Después de unos segundos, los cuatro cuerpos metálicos de los bots yacían sin vida en el suelo, manchados de sangre.

Dos de los cuatro hombres se acercaron rápidamente hacia el prisionero, lo sujetaron y lo introdujeron en el vehículo, mientras los otros dos vigilaban. El vehículo magnético arrancó y aceleró al máximo, pasó frente al edificio de comercio aún en llamas y se alejó por la calle principal. Varios segundos después, llegaron los bots que habían realizado el cerco de seguridad alrededor del edificio, habían escuchado los disparos y corrían con las armas desenfundadas. No pudieron hacer nada, los cerebros de los bots que estaban tirados en el suelo habían sido destruidos.

Uno de los bots se agachó sobre los cuerpos y observó los agujeros de bala que había en las partes que todavía estaban completas.

-Proyectiles térmicos -dijo-. Ilegales.

Otro de los bots se acercó.

-¡Rebeldes! -dijo-. Malditos Orbitales Rebeldes.



Dentro del vehículo magnético los cinco hombres estaban en silencio, se habían quitado los lentes integrales y las máscaras antigases. Mult Verine estaba al lado del piloto, se volteó y observó al que todavía tenía puestas las esposas.

-¡Quítenle las esposas a ese estúpido!- gritó.

Enseguida los hombres obedecieron.

-Lo siento señor -dijo, mientras se masajeaba las muñecas-. No volverá a pasar.

-¿Tienes idea de lo que arriesgamos, idiota?. ¿Sabes que hubiese pasado si los bots de apoyo hubieran llegado antes de que nos fuéramos?. ¡Nos habrían hecho polvo!.

-Lo siento señor, yo...

-No quiero escucharte, imbécil. Jamás debí enviar a un idiota a realizar un trabajo tan delicado.

-Pero la bomba estalló.

-¡A mi no me importa! -gritó Mult-. Nos arriesgaste a todos, y eso es más importante que cualquier maldito edifico; además, éste era un blanco secundario.

Mult se volvió de nuevo y observó al piloto.

-Vamos a casa, necesito un baño.



Antair Damorr estaba sentado en la sala holográfica de su enorme casa, observando las noticias. Un bot transmitía las imágenes en vivo de lo que había pasado en el edificio de comercio, mientras las comentaba y adjudicaba su autoría a los Orbitales Rebeldes, los Orbs, como se les conocía popularmente. Antair sintió que una sensación de terror invadió su cerebro, tomó el mando electrónico y elevó el sonido de la transmisión holográfica, la cual mostraba en tamaño real al bot que cubría el desastre y ,detrás de él, al edificio en llamas y casi demolido. Antair se levantó y corrió hacia el ascensor.

«Ella no» -pensó-. «Ella no».



El vehículo magnético de Antair se detuvo a unos cientos de metros del edificio de comercio. Todo el perímetro estaba rodeado por los bots de seguridad, y los bots pertenecientes al escuadrón de desastres trataban de apagar las llamas y de rescatar a los posibles sobrevivientes.

El fuego se reflejó en el cuerpo metálico de Antair y éste avanzó rápidamente hacia el cordón de seguridad, uno de los bots lo detuvo cuando trataba de ingresar al área; Antair trató de zafarse, pero otros dos bots de seguridad lo sujetaron firmemente.

-¡Suéltenme! -gritó-. ¡Greyko está ahí adentro!.

-Tranquilo señor -lo interrumpió uno de los bots-. Todo estará bien.

-¡Maldita sea! -gritó Antair-. ¡No entienden, ella esta adentro!

-Hay muchas personas adentro, señor. Estamos tratando de salvarlas a todas

Hizo una seña con la mano y los otros dos llevaron a Antair hacia el otro lado de la calle, en donde estaba una ambulancia preparada para atender a los heridos de aquel desastre.

-Doctor -gritó unos de los bots de seguridad-. Este bot necesita atención, está muy impactado.

El doctor se acercó a Antair y su cuerpo reflejó los rayos del sol sobre la cara de éste.

-Llévenlo a la ambulancia y acuéstenlo en la camilla -dijo.

Antair seguía retorciéndose y gritando.

-¡Tienen que salvarla!, ¡Deben salvarla!.

Ya lo habían acostado en la camilla y el doctor se acercó a él.

-No lo suelten -dijo-. Le daré un tranquilizante.

Enseguida tomó un aparato parecido a una pequeña linterna de mano y lo conectó a uno de los puertos de entrada localizados en la cabeza de Antair.

En ese momento Antair se durmió y los bots de seguridad lo soltaron.


--------------------------------------------------------------------------------


(c) Gustav Weath,  1999.
 
 

Vamos a la Segunda Parte de BOTLAND

MAS CUENTOS
 
 
 

 

 

Liter Area Fantástica (c) 2000-2010 Todos los derechos reservados

Webmaster: Jorge Oscar Rossi

mail: jrossi@literareafantastica.com.ar