{upcenter}
{upright}

 

 

 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

Desde Argentina

Apuntes biográficos de Sergio Gaut vel Hartman,
por Sergio Gaut vel Hartman

Nací en 1947, en Buenos Aires. Me crié en Floresta, donde viví hasta los 10 años. Por aquel entonces era un sitio poco poblado y existían enormes espacios vacíos en los que los chicos podíamos corretear a gusto. Por eso, el regreso a casa, cansado de jugar, proporcionaba un excelente incentivo para actividades más pacíficas y sedentarias. Durante mi infancia escuché tantos programas de radio y vi tantas películas de todo género que he terminado por suponer que esos fueron los disparadores de mis gustos literarios, aún por delante de la lectura misma. Claro, también leí muchísimo: Salgari, Verne, Stevenson, Siri, London, Wells, Swift, Raymond Jones, Wollheim... Leí "novelitas de a duro" hasta que descubrí Más Allá en 1960, cuando ya había dejado de salir y empecé a conseguir ejemplares en las librerías de usados. Después llegaron la colección Nebulae y más tarde la primera Minotauro y la Planeta de Pauwels y Bergier desde el mismo momento en que aparecieron en los kioscos. Esas publicaciones y un profesor de física del Colegio Nacional, fueron los mayores incentivos para hacerme comprender que mi interés por la literatura era un asunto serio. Por entonces, con 15 años sobre las espaldas, me encontré con Anatole France, Herman Hesse, Romain Rolland, Krishnamurti, el budismo zen, algo de literatura política y social, José Ingenieros. Fue una variante imprescindible antes de la "especialización" en cf y fantasía.

Llegaron los primeros grandes libros del género, leídos a la luz de una formación incompleta y entusiasta. El Fin de la Infancia, Mercaderes del Espacio, Hacedor de Estrellas, La Tierra Permanece, Más que Humano. Terminé el Colegio Nacional, elegí una carrera inadecuada para mis gustos e intereses (Derecho), y la abandoné tras un año y medio de desencuentros. Quizá el detonante fue "La noche de los bastones largos", en el 66, pero ya sabía que no me convertiría en Abogado y suponía (tal vez erróneamente) que para ser escritor no había que pasar por Letras.

Hacia fines de la década del sesenta había escrito media docena de relatos, los mismos que, corregidos y vueltos a corregir terminaron pareciéndome legibles y se fueron publicando en los años siguientes. Por entonces conocí a Graciela [Graciela Parini] y el horizonte pareció ensancharse: tenía a mi lado una presencia estimulante, alguien con quien compartir, además, la pasión por la literatura. Empezamos a escribir a dúo y prueba de ello es "Ardilla", el primer relato, publicado en 1970 en Nueva Dimensión.

Conseguí un trabajo un poco mejor del que había tenido y hacia fines del mismo año nos casamos. Por entonces, gobiernos militares mediante, el interés por la cultura se mantenía a ras del suelo y resultaba impensable contar con una publicación local de cf en la que ubicar las cosas que estábamos escribiendo. Hace 25 años no existían los medios y recursos de estos días (o los que teníamos a comienzos de los ochenta) para crear un espacio alternativo en el que publicar, aunque más no fuera para ir probando puntería. Pero los setenta no fueron fáciles. Nueva Dimensión, por problemas de distribución, dejó de conseguirse en Argentina y ni siquiera sabía si aún se editaba en España. En lo personal, del mismo modo que había sentido una poderosa pulsión a principios de la década, casi dejé de escribir. Cajoneé unos pocos cuentos, casi sin convicción ni interés; en 1976 no escribí una sola línea y únicamente la recuperación de Nueva Dimensión gracias a una azafata (aeromoza) de Aerolíneas Argentinas me impulsó a volver a la literatura. En 1979 nació Ezequiel, nuestro hijo, que hoy es todo un estudiante de Filosofía y a quien no reconocerían aquellos que lo vieran correteando entre los aficionados que participaban en las reuniones del Círculo de Ciencia Ficción.

Lo que sigue es historia reciente. El Péndulo, el CACyF, Sinergia, el libro de relatos Cuerpos Descartables, Fase Uno, Latinoamérica Fantástica, La Ciencia Ficción en la Argentina, una pausa desde fines de 1988 hasta mediados de 1994, mi ¿vuelta? El libro El Cuento Argentino de Ciencia Ficción (Nuevo Siglo), en el que aparezco muy bien rodeado (Borges, Bioy Casares, Lugones, Gordischer, Gardini, Oesterheld, Capanna) fue el nuevo motor de mi carrera. Llegaron otras antologías y encaré un cambio de "envase" para mis ficciones: la novela. Estoy en eso. Ya he terminado cuatro, que están en diversas etapas de "producción" (algunas de ellas tratan de hacerse del premio mayor en importantes concursos). Actualmente dirijo un Club de Lectura auspiciado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y conduje la II Semana de Ciencia Ficción, en la que participaron los mayores exponentes del género en nuestro país. Y sigo escribiendo.


Si quieres comunicarte conmigo, mi mail es sinergy@laboheme.com.ar

VOLVER

 

 

{downleft}

 

Liter Area Fantástica (c) 2000-2010 Todos los derechos reservados

Webmaster: Jorge Oscar Rossi

mail: jrossi@literareafantastica.com.ar

{downright}