{upcenter}
{upright}

 

BETEL

Por Gustavo Valente


El sol de Betel, Radal, se alzaba ligero sobre las suaves cordilleras del planeta. Largas líneas rojas de sombra se proyectaban sobre la llanura, retrocediendo por entre la fina arenilla. Pocas cosas daban sombra en Betel. El gigantesco mundo casi dos veces el volumen de la Tierra, no permitía que muchos elementos asomaran en su superficie. La fuerza de la gravedad y las terribles tormentas se habían encargado de suavizar el planeta en una infinita llanura; de las hecatombes de su formación geológica solo la suave y delicada Cordillera de Nigel se había salvado, gracias a su dura constitución mineralógica.
Sobre el cenit el segundo sol de Betel, Nihue, proyectaba sus débiles rayos luminosos. Más apagado y pequeño que su compañero de espacio, su luz opaca y rojiza apenas alcanzaba a bañar al planeta en una aterciopelada penumbra, hasta el momento en que Radal aparecía en el firmamento, entonces se complacía en provocar las llamativas sombras de la cordillera.
Rascid agotó su capacidad de admiración y por más que había visto mas de mil veces esta misma imagen hasta tornársele rutinaria, comprendía que no era lo mismo verla en un monitor que en vivo y en directo, aunque fuese a través de una diminuta y gruesa claraboya. Y era la primera vez que la veía de esa forma.
Recién descendido del módulo de descenso, se hallaba ahora en la Sala de Supervisión, el único lugar acondicionado para la vida humana en Betel. Allí la estremecedora fuerza de gravedad, se hallaba atemperada por un ingenioso sistema antigravitatorio, de otra forma Rascid no hubiese podido permanecer de pie. Sin embargo, el sistema solo disminuía la acción gravitatoria, por lo que Rascid no dejaba de experimentar la sensación de tener sobre sus hombros un peso extra, a la vez que una opresión y un malestar constante en todo el cuerpo, producto de las tensiones que todos sus órganos internos soportaban. No en vano a la Sala de Supervisión la denominaban cariñosamente la Trituradora.
Desde allí se administraba la extracción de kalinio en la Cordillera de Nigel, un rarísimo mineral capaz de convertirse en un poderoso combustible nuclear, único e irremplazable hasta el momento; este era el motivo que justificaba el cuantioso esfuerzo realizado y la proeza tecnológica que constituía esta planta extractora en el hostil Betel.
"Pero había valido la pena" -pensó Rascid. Gracias al kalinio el problema de la energía en los viajes estelares ya estaba resuelto. Sacó la mirada de la pequeña claraboya, una de las poquísimas de la sala, y se sumergió en su trabajo. Dos horas después volvía a su puesto de observación, extasiado por los fantásticos colores de las sombras. Desde allí distinguía el módulo de descenso cuyos brillos metálicos despedían extrañas tonalidades.
Minutos más tarde seguía concentrado en los tableros. Cuando volvió a mirar ya el pequeño Nihue había desaparecido en el horizonte y los colores de Betel tomaban una apariencia mas similar a la terráquea. Parte del exótico encanto del planeta se había perdido.
Para ese momento Rascid había concluido satisfactoriamente la primera serie de análisis y controles y aún más importante, se acostumbraba progresivamente a la agobiante fuerza de la gravedad. La extraordinaria capacidad tecnológica demostrada en la construcción de la mina hallaba su punto máximo en los controles automáticos que guiaban el proceso de extracción y envío del material al espacio. Toda la planta se hallaba automatizada siendo supervisada, a su vez, por la estación espacial MARC que orbitaba el planeta. Solo cada cinco meses betelianos una misión rutinaria de control, pero no exenta de alto riesgo, hacía descender un terráqueo sobre Betel.
En las profundidades de la mina, Rascid podía observar como los brazos robotizados trepanaban la roca, recogían el material, lo clasificaban y lo enviaban a contenedores prestos a ser embarcados en cargueros hacia el espacio exterior. La terrible fuerza gravitatoria solo era eficazmente vencida por medio de los reactores de kalinio; la mitad del mineral extraído era reutilizado solo para el ascenso y descenso de los cargueros, la tercera parte restante para los contenedores hacia la madre Tierra y, aún así, lo poco que llegaba justificaba ampliamente los enormes gastos y peligros que ocasionaba la extracción minera en Betel.
Al día siguiente Rascid se levantó temprano, más para admirar el espectacular amanecer del pequeño Nihue que por su trabajo. Los aureolados rayos del rojizo sol bañando la llanura le dieron la razón. La atmósfera diáfana pronosticaba una mañana agradable. Ahora comenzaba la parte principal de su trabajo. Si bien la planta podía autorepararse, era ineludible una inspección visual directa y, si era necesario, la reparación manual de las fallas, lo que implicaba realizar caminatas por el exterior en las distintas instalaciones. Estas caminatas si bien eran muy seguras no estaban libres de mucho cansancio, pues la gravedad se sentía plenamente, y, también, de cierto riesgo. Los primeros días le correspondía a la Sala de Supervisión, luego el sistema de carga del material y la rampa de lanzamiento de los cargueros y, finalmente lo mas complicado, las galerías subterráneas.
No había terminado de preparase cuando una luz comenzó a destellar en el panel. El sistema de comunicaciones con la Estación Orbital MARC mostraba un fallo. El circuito auxiliar se puso en funcionamiento.
-Atención, MARC ¿Me escuchan? -preguntó Rascid.
-Lo escuchamos, Rascid, aunque con problemas -replicaron entre algunos ruidos y chirridos.
-Yo también tengo problemas, hay una falla grave en el sistema de comunicaciones, estoy con el sistema auxiliar... -Pero no pudo terminar la frase, con un chirrido final la línea quedó muerta y a pesar de sus intentos por restablecerla permaneció de ese modo. El enlace con la antena estaba interrumpido. Los dos circuitos habían dejado de funcionar.
El panel de monitores que vigilaba las instalaciones mineras le dió la clave: la antena había caído, tanto la principal como la auxiliar, destruyendo irremediablemente el sistema de comunicaciones con el exterior. Aparentemente parte de la estructura había fallado, la gravedad se había encargado del resto.
Lo que le parecía inexplicable era ¿cómo es que había fallado? Imaginó mil explicaciones posibles, desembocando siempre en la misma: las tormentas, comunes y fortísimas en la atmósfera beteliana, unidas a la fatiga de los materiales, habían debilitado la estructura. Había varias cosas que no encajaban, pero no había otra explicación.
Independientemente de ello, Rascid tenía órdenes de regresar inmediatamente ante cualquier inconveniente excepcional y este era precisamente un inconveniente de esas características. Ya se encargarían los jefes de enviar un equipo completo para arreglar el problema, aunque tenía plena seguridad de que él iba a ser uno de sus integrantes. "Doble paga" -pensó satisfecho, aunque no le gustaba mucho la idea. El trabajo pesado que significaría recomponer las antenas iba a ser extenuante.
Se aprestó inmediatamente a los preparativos de despegue, ya nada tenía que hacer allí. El sistema era bastante sencillo y seguro: una cápsula lo transportaría, por un sistema de carriles sobre rieles, desde la Trituradora hasta el módulo de descenso permitiéndole iniciar el regreso.
Sin embargo la verificación de los carriles arrojó una falla. Rascid maldijo en voz baja. Parecía que todo se le ponía en contra. Lo peor del caso es que tendría que ir personalmente a repararla, pero contrariamente a lo esperado, esto lo puso de buen humor, un paseo por Betel era una cosa que todavía no había experimentado y sería importante tener esa experiencia para las próximas misiones.
Excitado por esta idea, se calzó el complicado equipo terrestre exterior, que era en realidad, una poderosa y resistente armadura robotizada. Toda la estructura tenía más de tres metros de alto, pero era capaz de manipular tanto a los diminutos cables eléctricos como de mover grandes piezas. Gracias a sus incontables brazos-herramientas Rascid podía soldar, cortar atornillar, etc. Viéndolo de lejos era como un extraño insecto con demasiadas patas, esta semejanza le había valido el apodo de Araña.
Un instante después se acomodaba en el bulbo, que hacía las veces de cuerpo de la Araña, dentro de un traje de seguridad, como un sistema de doble protección ante cualquier fisura del bulbo. La Araña giró en su sitio y avanzó hacia la cámara de salida. Minutos más tarde el paisaje de Betel quedaba revelado ante sus ojos.
La Araña se movía por medio de un sistema de "pies", unas seis articulaciones independientes que la hacían "caminar" sobre cualquier tipo de terreno. Se dirigió hacia el ala este de la Trituradora. El carril que había que reparar era uno de los diez que movilizaban la cápsula de trasbordo. La Araña se colocó en posición y Rascid comenzó a operar los distintos brazos.
De improviso, el sistema se puso en funcionamiento y antes de que Rascid tuviera tiempo para reaccionar, los carriles golpearon los "pies". Rascid pudo liberar uno de los pares, pero los otros quedaron irremisiblemente aprisionados. La situación se tornaba grave.
Utilizó los brazos de fuerza de la Araña empujando los carriles y logró moverlos unos centímetros. Pero no lo suficiente para liberar los "pies". No le quedaba mas remedio que utilizar los soldadores para desguazar el carril; dañaría el sistema, pero su primera urgencia era salir de allí.
Poco a poco los pedazos del carril fueron amontonados a su lado hasta liberar dos pares de "pies". Pero repentinamente, uno de los brazos de fuerza cedió, varios de sus "dedos" saltaron rotos, la fila de carriles se puso en movimiento golpeando a la Araña, que perdió el equilibrio cayendo de costado. Si bien estaba construida con los materiales más resistentes posibles, la inercia del golpe fue superior; cuando Rascid tomó conciencia estaba en medio de una masa aplastada de metales tubulares.
Por suerte no había sufrido ni siquiera una magulladura, pero la Araña no tenía ninguna parte útil: la presión de la gravedad había retorcido todo el esqueleto. Solo el bulbo había resistido y no precisaba revisar averías, la venenosa atmósfera de Betel habría acabado con él en pocos minutos. Ahora solo tenía una posibilidad: ir caminando en el traje de seguridad hasta la Trituradora.
A primera vista no parecía gran cosa, pues solo era un trayecto de menos de 200 metros, su traje estaba intacto y su reserva de oxígeno suficiente. El problema era que, una vez fuera de la armadura que lo sostenía en el bulbo, la fuerza gravitatoria lo aplastaría contra el piso y solo arrastrándose podría llegar. Y ni aún así estaba seguro de lograrlo. "Lo bueno del caso -reflexionó- es que no había otra alternativa por la que decidirse".
Su primer movimiento, luego de abrir el bulbo, le pareció extraordinariamente fatigoso, el segundo lo dejó casi al límite de sus fuerzas y el tercero lo encontró exhausto. Sin embargo, no había opción.
El sol de Betel iluminaba claramente todas las irregularidades del terreno; su cara pegada al piso le proporcionaba una perspectiva pocas veces advertida: las minúsculas piedrecitas se transformaban en gigantescas rocas y las instalaciones, tan cercanas en la realidad, aparecían muy lejanas y extrañamente deformadas.
Rascid descansó antes de seguir avanzando y luego siguió arrastrándose con varias paradas por cinco largas horas hasta la cámara de salida; la "caminata" había sido extenuante. Con la respiración sofocada, envuelto en los ácidos vapores de su propia transpiración, giró la cabeza hacia arriba y maldijo en voz baja ¡La llave de apertura manual de la cámara estaba demasiado alta para sus fuerzas! Nadie había pensado un caso como el que ahora atravesaba. Aplastado al suelo y exhausto por el esfuerzo era impensable que pudiera levantar la mano hasta esa altura. Rascid miró con mas detenimiento; la puerta se elevaba lisa e inmensa, pero los marcos poseían unas muescas regularmente distribuidas. Si utilizaba esas muescas como apoyo a su mano...
Rascid acercó su mano hacia la primera de las muescas, cabía perfectamente. A la tercera muesca debió levantar todo el antebrazo apoyándose en el codo, a la décima debió levantar el codo. Los músculos temblaban, la articulación del hombro se resistía a soportar tanto esfuerzo. Pero no se detuvo, comprendió que cada segundo valía por mil y lo que pensó que sería un intento de prueba, se convirtió en el único que podría realizar.
Tres muescas mas y ya estaba a la altura del botón de apertura. Respiró y con toda la energía que le quedaba golpeó la tecla cuadrada. La inercia del envión fue suficiente para fracturarle el dedo, pero lo peor fue cuando el brazo, ya laxo, cayó a tierra rompiéndose el codo y quizá, algún otro hueso.
El dolor fue intenso, pero la puerta estaba abierta.
Dos horas mas tarde ya tenía la situación controlada, si bien su codo estaba roto al igual que el dedo índice, los eficientes robots auxiliares, convenientemente guiados por la computadora, ya lo habían vendado y entablillado lo bastante bien como para resistir hasta la estación MARC.
Treinta minutos despues, un pesado Oruga llegaba al lugar del accidente. A través de los monitores, Rascid podía observar lo que registraban las cámaras que este robot llevaba. Sobre la superficie notaba la zizaguiante estela producida por su cuerpo al arrastrarse. No pudo dejar de tragar saliva. De lejos notaba el extraño cúmulo de hierros, la Araña era irreconocible; solo más de cerca distinguía los brazos completamente retorcidos, uno de ellos había golpeado el bulbo. Un suspiro involuntario se le escapó, ahora ya estaba roto por el peso.
Los débiles rayos de luz declinaban en el horizonte anunciando la noche, por lo que Rascid activó el sistema de iluminación de la Oruga. Reflejando la luz blanca los objetos tomaron una apariencia no natural en los monitores. Rascid parpadeó un poco y si no hubiese tenido un entrenamiento tan preciso, quizá algo parecido al temor hubiese aflorado. Pero, en esa profesión no se podía dar esos lujos, automáticamente Rascid activó los filtros cromáticos y las pantallas le devolvieron imágenes más acordes a Betel.
La Oruga siguió a lo largo de los rieles y con paciencia examinó los carriles. Algunos estaban volcados y apisonados por el choque. Lentamente la Oruga los fue colocando en su sitio y arreglando los desperfectos. Junto con el carril que había casi desguazado, tuvo que apartar otro que estaba demasiado estropeado, luego los reemplazaría. El sistema de propulsión magnética estaba en verde: los carriles funcionaban normalmente. Por lo tanto, la causa del accidente debía estar entre los dañados.
En el panel una alarma se disparó con un chirrido perturbador, sobresaltándolo; una tormenta se desarrollaba aproximadamente a unos 150 kilómetros al noreste de su posición. La computadora calculaba que en ½ hora la tendría encima. Rascid maldijo nuevamente, la reparación de los carriles tendría que postergarla, retrasando su partida.
La tormenta llegó precisa e inesperadamente y, como todas, era violenta y persistente. El polvo levantado enceguecía la visión, desistía ya de seguir con la inspección cuando un detalle le atrajo la atención: un cable suelto. Enfocó con cuidado. No cabía dudas, un cable de los propulsores magnéticos estaba cortado; eso había interrumpido el circuito y el carril se había descontrolado al quedar sin freno. Pero algo mas inquietante surgía: el cable estaba limpiamente cortado, tal como si una herramienta lo hubiese hecho. Eso era naturalmente imposible, sin embargo la vista no lo engañaba. Quedó un momento en suspenso y, luego una idea le vino a la mente, dejó la Oruga y enfocó rápidamente las cámaras de televisión hacia las antenas caídas, activó el acercamiento y revisó la estructura. La tormenta apenas si le dejaba posibilidades de visión, sin embargo, logró verificar lo que sospechaba: los tensores de la antena estaban cortados, tan limpiamente como los carriles.
Súbitamente Rascid se sintió muy cansado, se percató que hacía mas de 12 horas que no comía ni descansaba. Decidió aprovechar la tormenta para ambas cosas y reflexionar.
La situación era muy delicada, se hallaba imposibilitado de comunicarse y también de salir, por el momento, del planeta. Pero lo mas terrible era una idea que comenzaba a tomar la forma de una inquietante certeza: alguien más estaba sobre el planeta.
Pero, ¿quién podría vivir en este planeta? Dejando de lado la constitución atmosférica, pues no había razón para pensar que algún organismo no podía utilizarla, estaba el problema de la gravedad. El mismo lo estaba padeciendo. Tendrían que ser seres extremadamente resistentes y con un gran volumen muscular para moverse en estas condiciones; pero tampoco les serviría pues su masa aumentaría en forma geométrica y, por ende, la atracción gravitatoria. Aparte, nadie había visto tales seres.
También existía otra posibilidad, precisamente la inversa: seres muy pequeños, tan pequeños que la atracción de la gravedad para ellos fuera similar a la de la Tierra con respecto a los humanos. En ese caso si se podrían movilizar. Claro que, pensó sonriendo, tampoco nadie había visto algo parecido a una hormiga o a una cucaracha por los alrededores.
Igualmente descartó la teoría; las tormentas eran lo suficientemente frecuentes y violentas, como para inhabilitar la vida en el páramo, mucho más tratándose de pequeños seres.
Consultó a la computadora al respecto, durante las investigaciones solo se habían detectado microorganismos básicos con cierta diferenciación. Así, pues, había vida.
Era natural que estas formas primitivas no habían cortado los cables, sin lugar a dudas una forma mas evolucionada había podido progresar. Pero, ¿dónde se hallaban? El planeta era liso como una bola de billar, las tormentas que se desataban impedían asentarse en la superficie. Su mirada se concentró instintivamente en las galerías subterráneas. Y por primera vez se sintió verdaderamente intranquilo.
Rascid se concentró. Debía pensar, pensar...
Si los betelianos existían, en principio debían tener una resistencia física extraordinaria, comparada con los humanos, tanto para hacer frente a la fuerza gravitatoria como para excavar los túneles donde, con seguridad, vivían. Por otro lado, las fallas que él había experimentado parecían tener el propósito de aislarlo en el planeta y revelaban que poseían inteligencia suficiente como para saber que es lo que debían hacer para lograr ese fin.
Rascid supuso que no era descabellado su razonamiento, solo una raza suficientemente vigorosa y excepcionalmente inteligente podría sobrevivir a las duras condiciones de Betel.
Pero, por otra parte, ¿por qué no se comunicaban? ¿Qué propósito perseguían con estos actos agresivos? Rascid no quiso seguir especulando al respecto, le parecía muy posible que el razonamiento beteliano fuera completamente distinto al del humano.
De pronto, sacudió la cabeza. Todo esto era de locos, estaba completamente equivocado. No podía pensar en ideas tan absurdas. ¡Los cables cortados! ¿Estaba seguro de ello? Apenas si los había visto en medio de la tormenta. Era necesario una revisión mas minuciosa para determinar con exactitud que se hallaban seccionados con una herramienta y no simplemente cortados por desgaste o algún otro proceso mas natural y lógico que tan absurdas especulaciones.
Completamente aliviado por estos pensamientos, notó como la situación tomaba una nueva perspectiva, mucho mas racional y sensata. Comió algo y luego se echó en la cama a descansar. Mañana ya habría terminado la tormenta, en pocas horas los carriles estarían ya reparados y antes de terminar el día estaría de vuelta en MARC.

Dentro de la mina, el ruido del trépano era intolerable. Manejados por sistemas precisos, todos los mecanismos se movían en perpetua sombra. Claro que si la habilidad del ojo era muy grande, uno podía llegar a ver en realidad una semipenumbra, producto de las decenas de lucecitas propias de las máquinas. En esa semipenumbra, entonces, era mas fácil distinguir todas las partes del complejo y si uno ascendía por el túnel, comenzaría a ver la luz amplia, directa y rojiza de la atmósfera de Betel. Pero, si por el contrario, uno se acercaba a las paredes y afinaba la vista, podía ser capaz de ver otros túneles, incomparablemente mas pequeños, que se abrían en todas direcciones.

 

 

Todos ellos destruidos, desmoronados, deshechos. Todas nuestras ciudades, nuestros pueblos, familias, hijos. Todos desvastados por estas máquinas abominables.
Siglos de civilización y de lucha especializada para sobrevivir en este medio atroz en que nos ha condenado el planeta. Un extraño designio en que la Naturaleza nos sentencia a estas profundidades subterráneas, en donde nuestros exiguos cuerpos, sometidos a las mas fuertes presiones han debido hacer gala de una maravillosa inteligencia para poder sobrevivir.
Y luego la hecatombe, seres de otras tierras que nos destruyen; no contenta la Naturaleza con su obra envía una nueva plaga. ¿Por qué tanta desdicha, tanto dolor? Tantos siglos de sufrimiento y evolución, ¿era solo para la aniquilación? ¿La mano podía ser tan cruel que no contenta con habernos creado en un mundo de sufrimientos y sin esperanzas, ahora directamente nos condena?
¡No! La revelación aparecía sublime. No era la maldición, sino la bendición anunciada. No era el fin de los tiempos sino el principio de un nuevo mundo.
Incapacitados en nuestras habilidades motoras, nuestra extraordinaria inteligencia no tardó en descubrir que ese azote era en realidad nuestra salvación, nuestra vía de escape.
Así como estos seres vinieron a este mundo, así nosotros podemos salir de este, hacia otro mejor donde el entorno mas benigno pueda permitirnos un desarrollo mas adecuado, para disfrutar, para ser libres.
Ya dimos el primer paso, pronto comenzaremos a andar.

(c) Gustavo Valente
 

MAS CUENTOS
 

 

 

Liter Area Fantástica (c) 2000-2010 Todos los derechos reservados

Webmaster: Jorge Oscar Rossi

mail: jrossi@literareafantastica.com.ar